Precios en el mercado inmobiliario después del Covid-19

Después del inicio del estado de alarma, con la consiguiente reducción de la economía, el sector de la vivienda e hipotecario no se ha quedado atrás, como bien señala en su articulo el periódico el confidencial https://www.elconfidencial.com/vivienda/2020-05-12/coronavirus-venta-de-viviendas-precios-hipotecas_2590500/.

El parón en la venta de viviendas y la solicitud y concesión de créditos hipotecarios ha sido del 37%, lo que significa que por cada 3 transacciones o hipotecas que se realizaban con anterioridad, ahora este número ha decaído a dos.

Si bien es cierto, que los números de los registradores no se corresponden con los de los notarios, siendo una caída menor, esto se debe a que la inscripción registral siempre va con retraso y que aún se están inscribiendo operaciones anteriores pero este porcentaje negativo ira subiendo paulatinamente según vaya pasando el tiempo.

Esto de debe a diversas cusas, como que las operaciones realizadas en notaria, llevan aparejados ciertos tramites hasta si inscripción, con periodos de retar en algunos casos superiores a los dos meses, aparejados a la recogida física de la escrituras a posteriori en notaria, la existencia de 30 días para pagar los impuesto y su posterior presentación en el registro de la propiedad para su calificación positiva, o la ampliación de el plazo para subsanar posible errores realizados en el proceso.

Bajada de precios de la vivienda

La cruda realidad, es que viendo tanto los números de notarios como registradores, hoy ya de por si existe una bajada, y que los criterios de los bancos se han endurecido de forma considerable. Unido esto a situaciones de precariedad laboral como la inclusión en ERTES, cierre de empresas o bajada de la demanda y castigo a sectores como hoteles, que tendrán que recortar gastos para seguir adelante, llevaran a una bajada de la demanda, al no poder hacer frente muchas personas a la solicitud y contestación positiva en la solicitud de créditos, lo cual sumada a los problemas que puedan afectar a muchos propietarios, llevara  una bajada de precios, ante las necesidades de muchos de liquidez o la incertidumbre económica en la que se encuentren, además de los temores de no poder hacer frente a las hipotecas y poder perder las casas. Existirá un incremento de la oferta de segundas residencias y de muchas viandas de propietarios con problemas económicos que tengan un  margen entre el valor de la propiedad y el montante actual de su hipoteca.

Podemos volver a encontrarnos en situaciones de hace una década, en la que muchas personas se decantaros por el alquiler, ante la incertidumbre económica, a fin de no poder pagar sus créditos, o la necesidad de hacer caja trasladarse a barrios más económicos.

Existen también nuevos factores que pueden hacer que ciertos inmuebles varíen de precio, por factores antes no demasiado importantes como el teletrabajo o la necesidad de pasar más tiempo de lo habitual en casa y valorar mucho más ciertos equipamientos que antes no eran tan importantes, como un balcón, poder tener una habitación para crear un sitio de trabajo o inmuebles con más espacio en los que poder hacer algo de deporte, poder tener alguna cinta o bicicleta estática.

Los inmuebles con dos habitaciones, por lo general pequeñas y con poco espacio, salones estrecho en los que los muebles no tenían mucho espacio, sin balcones o con alguna habitación ciega, serán mucho menos demandados y ante la bajada de la demanda, probablemente experimenten bajadas tanto en alquiler como en compra