Refinanciación de deudas

Agrupación de deudas en una sola

Refinanciación de Deudas

La refinanciación de deudas es la agrupación de todas las deudas de la persona en una sola, lo cual suele ser más fácil a la hora de pagarlas, pues se suele hacer con unas condiciones más ventajosas que las iniciales.

✓ ¿En qué mejora mi posición la refinanciación de deudas? La refinanciación lleva aparejado la eliminación de diferentes cuotas en una sola, abaratando el tipo de interés de las más costosas y alargando los periodos de devolución de las más cortas.

✓ Entonces ¿puedo agrupar todas las tarjetas de crédito en una sola? Usted puede agrupar cualquier préstamo, tarjeta o hipoteca según estudio previo en cada caso en una sola, con tipos de interés desde el 2% y en plazos de hasta 30 años.

✓ ¿Realizar esta agrupación de deudas qué consecuencias puede tener para mí? Las consecuencias son múltiples, una reagrupación de deudas puede llevar a pagar de más de 2000 euros en cuotas a bajadas del 75%, incrementando el plazo y bajando el tipo de interés.

PAGA HASTA UN 80% MENOS REFINANCIANDO SUS DEUDAS
¡¡HAY SOLUCIÓN A SU PROBLEMA!!

t

Pero ¿ al incrementar el plazo, no pagare más intereses?

En muchos caso esto no es así, hay que tener en cuenta cada caso, también hay que tener en cuenta, que podemos disponer de tarjetas que solo cobran intereses y no amortizan capital, por lo que los podemos estar pagando indefinidamente, podemos tener tarjetas con plazos más cortos, pero con tipos de interés por encima del 15% que nos elevan los intereses en hasta un 700%.

t

¿Y que requisitos necesito para realizar una refinanciación?

La refinanciación de deudas se realiza siempre con una operación hipotecaria, por lo que es preciso disponer o avalar la operación con una propiedad libre de cargas o con una hipoteca mínima, y tener unos ingresos periódicos ( nominas, pensión, alquileres declarados..)

t

¿y que costes tiene realizar una refinación de deudas?

Los costes de una refinanciación de deudas son los normales de una constitución de hipoteca, puesto que en todos los casos se hacen constituyendo un nuevo préstamo hipotecario, nunca como préstamo personal.

t

¿Tengo que realizar algún desembolso y que luego no se realice la operación?

El único desembolso que se realiza por anticipado es la tasación del inmueble, únicamente cuando la operación ya está aprobada, previamente se hace un estudio de mercado para tener una valoración estimativa del inmueble que reduzca la incertidumbre en torno a la tasación.

t

Entonces ¿es recomendable hacer siempre una refinanciación, cuales son los pros y contras?

La realización de una reunificación tiene contras como unos gastos previos en la constitución de la misma y la ampliación del plazo de endeudamiento, pero por el contrario, nos da una mayor liquidez, nos baja la cantidad a pagar al mes, nos da mayor margen de maniobra económica, y evita que podamos caer en situaciones de morosidad que tienen difícil solución y que lleva a consecuencias como denegación de toda financiación, imposibilidad de conseguir alquileres, seguros de protección de pagos, altas telefónicas o financiación de móviles…etc

t

¿Qué recomiendan los expertos?

Los que de verdad estudian estas operaciones día a día, recomiendan la refinanciación si el pago de las deudas nos lleva a ir al límite, pues siempre existirá un imprevisto, gastos no esperados, situaciones que nos generen costes que no esperábamos y si no tenemos capacidad de reacción, nos llevará a situaciones en las que no nos gustaría encontrarnos y de las que es difícil salir.

t

¿Cuál es el momento idóneo para realizar la refinanciación?

Es bueno realizar esta operación antes de llegar al límite, antes de llegar a impagos, en muchos casos, al tener problemas de pago de nuestras deudas, empezamos a solicitar préstamos para hacer frente a los pagos que luego no podemos pagar tampoco, por lo que si bien arreglamos la situación un par de meses, no hacemos más que empeorarla, lo mejor es actuar antes de que la compliquemos más y ser previsores.

t

¿Hasta qué edad puedo hacer una refinanciación de deudas?

Podemos tramitar refinanciaciones con entidades bancarias hasta con un plazo de edad máximo de 80 años con su nuevo préstamo en vigor. En caso de que necesite periodos superiores, podemos ofrecerle otras opciones con una duración más allá de la extinción del préstamo superior a la edad de 80 años.

t

¿si tengo asnef, puedo conseguir una refinanciación de deudas?

Si tenemos asnef. Es posible conseguir la refinanciación, aunque estos casos el margen de maniobra para agrupar deudas es menor y los tipos de interés algo más caros, se pueden conseguir en plazos de solo hasta 20 años y la cuantía dependerá en mayor medida del valor de la propiedad a aportar que de nuestras condiciones particulares.

t

¿Puedo realizar la refinanciación si las deudas están impagadas?

En este caso, Al igual que en el caso anterior la operación es viable, según el valor de la propiedad a aportar. En plazos de hasta 20 años.

t

¿si poseo embargos, deudas con seguridad social, hacienda.., las puedo refinanciar también?

Toda clase de deudas es refinanciable, según el valor de estas en relación a la propiedad a aportar para la operación.

t

¿Entonces, es mejor apretarnos el cinturón y no perpetuar nuestro endeudamiento en el tiempo y generar otros gastos o realizar la refinanciación?

Siempre es mejor estar endeudados el menor tiempo posible, pero la situación dependerá de cada persona, del tipo de vida que quiera o pueda llevar, o su situación actual.

Si estamos en una situación en la cual el ahorro es una quimera, en la que llegar a final de mes roza el milagro, y no tenemos ninguna capacidad de reacción ante un imprevisto, debemos hacerla lo antes posible, si en el momento actual no tenemos grandes problemas, pero tenemos sospechas que pueden haberlos, como despidos en la empresas, posibles eres o incremento de costes familiares posibles, es mejor la previsión que lamentarse a destiempo.

He hablado con mucha gente y me recomiendan apretarme el cinturón y no endeudarme más ¿Qué hago?

Nadie puede darle consejos sin haber hecho un estudio pormenorizado, ver los tipos de interés y vencimientos de cada préstamo, saber si sus tarjetas amortizan capital o son constantes a lo largo del tiempo y ante todo, nadie sabe su auténtica situación personal, si usted quisiera vivir un poco mejor, más desahogado, poder permitirse algún capricho, o no querer vivir siempre con la soga al cuello, póngase en manos de profesionales, que analicen su situación desde la experiencia y que le den opciones a su situación.

¡Póngase en contacto con nosotros!

Cuéntenos su caso y le daremos una solución a sus problemas. ¡No pierda más tiempo!