Si estas en asnef y necesitas un préstamo, es muy probable que hayas escuchado muchas veces que no es posible, que no es factible conseguir prestamos estando en listas de morosidad con asnef, Experian, etc

Esto es cierto a medias, si estas en asnef por importes inferiores a 300 Euros y siempre que esa cantidad no sea por una financiación,  es posible conseguir el préstamo por los bancos tradicionales de siempre.

Sin embargo, si este asnef es de financiación o por importes superiores a los 300 euros, las vías son casi nulas y nos encontraremos el no por norma, aunque el destino de la financiación este destinado a cancelar dichos apuntes de morosidad.

En esos casos, la mejor opción es recurrir a agentes hipotecarios que podrán ofrecer préstamos con asnef amortizables a plazos, esta es una opción más viable que la que nos solicitaran todos los deudores, que es el pago de la deuda en un único plazo, cosa que es imposible si son importes elevados.

Los préstamos con asnef a plazos llevan a que se puedan anular y pagar deudas que en la mayoría de los casos son reclamadas por el total más los intereses y que no dan opción a diferir los pagos en el tiempo, por lo que aunque exista buena fe de pago y voluntad, es imposible realizar la regularización.

Los préstamos con asnef a plazos pueden ser hasta de 20 años, con lo que es posible el pago de altas cantidades en plazos que hacen que sea viable el pago y anulación de las deudas inscritas en los ficheros de morosidad

Prestamos con asnef y aval

Para conseguir estos préstamos estando en asnef, es necesario contar con un aval o poseer una propiedad que se pueda hipotecar.

Estos préstamos solo se conceden  con garantía hipotecaria, por lo que es necesario aportar siempre un aval que pueda servir de garantía hipotecaria, en caso de no poseer propiedad el solicitante, se podrá aportar una propiedad de un tercero que aparecerá en el préstamo como hipotecante no deudor, extinguiéndose su responsabilidad en la propiedad a hipotecar.

Los préstamos con aval exigen propiedades más restrictivas que para otros préstamos. Deben ser propiedades inmobiliarias siempre urbanas, inmobiliarias, en núcleos de población importantes y con un mercado inmobiliario activo y con un valor respecto al préstamo solicitado de al menos del doble.

Tenemos que tener en cuenta que en los préstamos con asnef la garantía gana protagonismo al perder importancia la garantía personal, pues ya es un individuo con asnef e incluido en listados de morosidad, por lo que la garantía del aval hipotecario es fundamental para la concesión y estudio del préstamo y la principal garantía de pago.

La posibilidad de concesión de préstamos con asnef sin aval o solo con nomina es prácticamente nula, y en muchas ocasiones, cualquier oferta de dichos productos termina siendo una mera estafa, en la que solicitan provisiones para formalización que no se suele producir.