Siguen las malas noticias en cuanto a la situación económica futura de España. Según las previsiones, se espera que el PIB baje un 10% y España, con un importante paro estructural, se prevé que sea uno de los países desarrollados mas afectados por el covid-19.

Ante estos casos, si ya nos ha pillado la crisis y los impagados, la mejor solución es una buena planificación  financiera y adelantarse a los acontecimientos.

Una reunificación de deudas personales si se hace con anterioridad a la crisis y antes de llegar a impagos nos pueden evitar gastos de reclamaciones e intereses de demora, por lo que lo mejor es anticiparse a la crisis y en caso de no poder refinanciar todas las deudas ver cuáles son las más interesantes

Cuáles son las deudas personales más importantes a reunificar

A la hora de refinanciar préstamos personales y créditos, debemos fijarnos en varios factores, como el plazo que resta de préstamo, la cuota resultante, el tipo de préstamo, los intereses que estamos pagando y en base a esto establecer prioridades. Si tenemos muchas tarjetas con pequeñas cuotas y altos tipos de interés o sin amortización de capital, lo más coherente es agruparlas en un solo préstamo a un interés mayor e ir amortizando también capital en el caso de que sean tarjetas revolving.

Existen casos en los que el límite de financiación será limitado en función del banco y no podemos refinanciar todo, por lo que debería seguirse la regla de amortizar las de alto tipo de interés y con mayores pagos de interés restante, dejando para el final las deudas de plazos más extensos y con tipos de interés más ajustado

Si las deudas están en asnef, Cuales pagar

En el caso de estar en asnef, las deudas ya suelen estar impagadas y no podemos ir pagándolas mes a mes como antes de estar vencidas y poder ir pagándolas a plazos.

En estos casos se consiguen prestamos con asnef, que son créditos normalmente con garantía hipotecaria creados para solucionar temas de embargos, deudas con Hacienda y Seguridad social, que suelen tener tipos de interés más altos y en los que la cuantía suele ser inferior puesto que se puede dar el caso al ir a un porcentaje menor sobre valor que son pueda llegar a un préstamo suficiente para estructurar toda la deuda personal o que la cuota al estar calculada con un tipo de interés sensiblemente mayor no pueda ser pagada si solicitamos todo el importe necesario para la cancelación.

En estos casos debemos elegir entre las deudas a cancelar y nuestro préstamo debe girar en función del importe de las deudas más importantes e incómodas.

Si las deudas son con tele operadoras o financiación de electrodomésticos o pequeños préstamos, nos incluirán en el asnef, pero es complicado que nos puedan embargar o sus consecuencias sean las peores, no ocurriendo así con deudas más importantes o de administraciones públicas, que fácilmente nos pueden embargar sin necesidad de autorización judicial.

Si tenemos deudas en asnef con administraciones públicas, seguridad social, hacienda, ayuntamientos son deudas que si tenemos la posibilidad de una vivienda o propiedad deben de ser prioritarias a la hora de refinanciar.

Las deudas con Hacienda o Seguridad Social son las primeras a refinanciar, los embargos sobre bienes o ingresos son rápidos y automáticos. Pueden llegar a embargar hasta un 30% de la nómina en el caso de ser asalariados o el total de nuestras cuentas bancarias, bloqueándolos. Es normal que informen a todos nuestros deudores de la obligatoriedad de ingreso a la Hacienda pública de todos los pagos a cuenta que tengamos de recibir, además de perder todos los derechos a subvenciones o ayudas estatales o de cualquier administración pública.

Es muy complicado tener una actividad empresarial con deudas administrativas, cuentas embargadas y mandando notificaciones de hacienda a los clientes, por lo que estas deudas siempre serán una prioridad, más que una deuda de una telefonía o una tarjeta de crédito.