Llega un momento en que las malas decisiones y situaciones adversas  nos hacen pasar problemas financieros y pueden generar impagos que derivan en deudas con diversas entidades como financieras, públicas o de terceros.

La tenencia de deudas con la mayoría de las entidades normalmente nos lleva a la inclusión en diversas listas de morosidad, lo cual hace más complicada la situación de por si, además de el inconveniente de convivir con los departamentos de recobro de las entidades, que nos bombardean telefónicamente a todas horas con amenazas a nosotros y muchas veces a familiares directos también, vulnerando la ley de protección de datos y sin  ningún miramiento. En estos casos, cuando la situación económica se empieza a encarrilar e intentamos ponernos al día, nos encontramos el problema de los préstamos vencidos convertidos en deudas, las deudas vencidas e empresas de recobro y diversos factores que hacen imposible pagar poco a poco de nuevo, encontrándonos sin ninguna facilidad de pago.

En estos casos, la única salida es la agrupación de deudas en un nuevo préstamo y empezar de nuevo

Unificar deudas personales en un solo préstamo

La única opción de reagrupar deudas personales  es la opción hipotecaria, en la cual podremos solicitar un préstamo sobre una garantía aportando una propiedad que nos dará la opción de formalizar un préstamo, por un periodo de hasta 20 años y que nos permitirá el pago de las deudas pendientes y hacer frente a ellas con una liquidación mensual normal, eliminado nuestros apuntes de los ficheros de morosidad.

Es posible reunificar deudas sin propiedad

Contundentemente  no. Tenemos que tener en cuenta que tenemos el calificativo de morosidad e impagos antes de solicitar cualquier préstamo. Las entidades no van a regenerar ningún préstamo, pues ya han tenido malas experiencias con nosotros y no damos ninguna garantía de antemano.

Si queremos conseguir un préstamo, tendremos que dar garantías adicionales, nuestra garantía personal al tener asnef ya no es suficiente. En estos casos las características de todos los préstamo y entidades son similares, un tipo de interés mayor, garantía hipotecaria de cierto precio mínimo, porcentajes de tasación en torno al 40% Y en ciudades con mínimos de población  y comunicadas, ninguna entidad nos dará una financiación sobre inmuebles aislados o en poblaciones que los hagan tener un valor casi nulo o sin salida en caso de venta.

Cuáles son los requisitos entonces para unificar deudas

Es necesaria una garantía hipotecaria de cierta solvencia, libre de cargas, que tenga un valor al menos del doble de la cantidad a pedir más gastos. Deberemos probar tener ingresos suficientes para pagar la cuota resultante.

Tenemos que tener en cuenta que deudas no son ya préstamos en vigor, sino en mora o fallidos, además de otras clases, lo que nos hace un solicitante de crédito distinto al habitual.