Futura ola de morosidad y de préstamos impagados

La situación actual de la economía, la caída del PIB  y la incertidumbre no invita en ningún momento a ser optimista. En los últimos días el Banco de España ha alertado sobre la posible creciente de créditos impagados y en mora a corto y medio plazo.

Se alerta de si bien la moratoria no ha crecido de forma significativa, si ha empezado a hacerlo en el mes de julio,  por lo que empiezan a verse síntomas de agotamiento. El banco de España ha empezado a prepararse para un escenario peor y va a cambiar su normas, ahora las entidades tendrán que informar de sus préstamos cada 20 días y el mínimo a informar será de 1000 € en vez de la cantidad anterior, más de 6 veces superior. Con esto se tendrá más datos fiables de la morosidad real de los bancos y se podrán controlar los balances  contables con mayor precisión.

Una de las razones es la sospecha y la constatación en muchos casos de que los prestamos ICO se han utilizado en muchos casos para fines distintos a los creados, diluyéndose su efectividad en muchos casos, como son refinanciar créditos morosos, intercambiándose por prestamos avalados por el estado en los que la entidad asume un menor riesgo, o cancelar líneas de crédito o prestamos ya concedidos a clientes, por estos préstamos, donde su exposición al riesgo es menor por el aval Estatal

Prestamos en mora a medio plazo

En estos momentos los prestamos tienen una morosidad inferior a la temporalidad precovid, habiendo aumentado el desempleo, con bajada de ingresos y una reducción del PIB del 18,3% ¿ Cómo puede ser posible que la morosidad baje con una contracción de case una quinta parte de la Economía y con las largas colas en los comedores sociales?

La respuesta es que gran parte de la culpa lo han tenido los créditos ICO que han sustituido a créditos con  peligro de morosidad y las moratorias de hipotecas y préstamos. Estas moratorias han contribuido a pagar alquileres, hipotecas y préstamos personales, pero esto no es indefinido en el tiempo.

En principio no se sabe cuándo pueden acabar estas moratorias, pues si bien las de alquileres acaban en Septiembre, se desconoce hasta cuando puedan llegar las concedidas por el sector. Al igual ocurre con los ERTES, que están evitando importantes costes a las empresas al asumir gran parte de los costes laborales, pero la maltrecha economía Española, con un endeudamiento muy elevado, tiene un tiempo límite para aguantar, con lo que es incierto la ayuda al sector empresarial nacional, que en algún momento tendrá que volver a sumir costes que posiblemente no pueda soportar.

Todo esto lleva a una realidad a medio plazo nada halagüeña, pues con un paro previsto del 20% en cuando acaben los ERTES, y con una hecatombe en el sector hostelero y turístico, llevaran a un incremento de morosidad y créditos en asnef, siendo un grave problema tanto a nivel particular como a nivel sectorial para las entidades financieras

Como evitar los préstamos en mora e inclusión en asnef

La única opción viable es la prevención anticipada de los problemas, cuanto antes mejor. Ante la incertidumbre y posible cambio de la situación económica, laboral o financiera, lo más coherente es reducir los máximos posibles gastos y carga crediticia o reestructurar la deuda mediante refinanciaciones  de préstamos y reunificaciones de deuda.

Una reunificación de deuda lleva a una bajada de interés de los préstamos con interés más altos, al alargamiento de los plazos, por lo que se difiere la carga en el tiempo y a unificar todos los pagos en uno, por lo que la previsión `para hacer frente al pago es mejor que en caso de tener varios, donde es mayor la posibilidad de devolver recibos y no hacer frente a todos los pagos.

La refinanciación de préstamos alargara el periodo en el que permanecemos endeudados en el tiempo, pero rebaja nuestra inclinación a la morosidad y a los impagos, pues la carga de pago sobre nuestros ingresos decae y da mayor margen de maniobra frente a reducciones de ingresos e imprevistos.