Si bien los diferenciales no son los más reducidos de la historia reciente, la permanencia del Euribor desde hace tiempo por debajo del 0%, hace que en la actualidad tengamos las hipotecas referenciadas más bajas de la historia, para un mercado muy parado, en franco declive de demanda y firma hipotecaria y con una oferta de interés fijo, que si bien ha subido desde la crisis del covid, se pueden encontrar tipos por debajo del 2%

Cambios fundamentales en el mercado hipotecario actual

La característica fundamental es la permanencia desde hace tiempo del Euribor por debajo del 0%. Si bien las entidades buscan desde hace tiempo las hipotecas a tipo fijo, con ofertas que en muchos casos se acercan al 1,5%, los bajos niveles del Euribor hacen qye se demanden cada vez más las hipotecas a tipo variable.

Si bien lo diferenciales no son lo de antes de la crisis del 2008, en los que nos podríamos encontrar fácilmente hipotecas con diferenciales inferiores al 0,5% sin vinculación, hoy raramente podemos encontrar un diferencial por debajo del 0,7% en los mejores casos, siendo lo normal que están más próximos al 1%, pero la baja referencia del Euribor hace que sean los menores tipos de referencia de la historia.

Tenemos que tener en cuenta que estos diferenciales son vinculados con clara diferenciación y penalización de cada producto por no cumplir la vinculación, no como antes, en las que se podía solicitar un paquete y no estaban especificadas las penalizaciones.

Si bien en tipos fijos han subido los intereses en los últimos meses, estos se encuentran en tipos muy interesantes para hipotecas a largo plazo, en los que nos podemos encontrar referencias inferiores al 2% en muchos casos.

Es importante destacar que aun con estos incentivos, debido a la crisis, las peticiones de crédito han bajado significativamente, y se ha registrado un importante rebrote de las hipotecas on-line, siendo el canal que puede aglutinar el mayor crecimiento de las hipotecas en un futuro.

La nueva ley LCI implementada el años pasado nos ofrece un mercado con mayores tramites, que buscando la mayor información al consumidor y seguridad da mas derechos y libertad para informarse sobre lo que va a firmar, lo que reduce significativamente posibles recursos hipotecarios futuros por falta de transparencia.

En definitiva, en la actualidad es un mercado muy interesante en cuanto a precios, inestable en cuanto a seguridad por la crisis, con posible desaparición de oferentes por futuras fusiones y muy transparente por la ley LCI.