Reunificar deudas es  algo que como la mayoría de las cosas no debe de hacerse con prisas y de forma urgente. Realizar una reunificación de deudas de forma urgente normalmente suele ser por tener ya problemas de pago como retrasos o incluso impagos, por lo que hacerlo de forma urgente lleva a refinanciar deudas personales  con productos con intereses y gastos más elevados e incluso, a refinanciar los préstamos con asnef.

Refinanciar deudas con asnef

La refinanciación de deudas con asnef, al igual que sin asnef, es un producto que solo puede realizarse con la garantía de un préstamo hipotecario. Nos llegan numerosas solicitudes de refinanciaciones sin vivienda ni propiedad, las cuales no son viables normalmente, y que han sido estafados mediante la petición de provisiones de fondos para préstamos que nunca llegan a realizarse.

Los préstamos con asnef normalmente son reunificaciones que se hacen de manera urgente para paralizar embargos o ante los impedimentos para gran cantidad de acciones que llevan el tener el asnef, intentar evitarlo como sea.

Los préstamos con asnef son los únicos a los que se puede optar una vez incluido en listas de morosidad, pero que aunque tengan la garantía de una propiedad, tiene características  superiores a otros préstamos como son el tipo de interés y los gastos.

Además, este tipo de producto además de la garantía, con la nueva ley exige cumplir requisitos como la capacidad de pago del préstamo que se solicita, como del resto que se estén pagando y de los que sea titular en cirbe y justificar el destino, además de la aportación de documentación que acredite tanto la estabilidad económica como la funcionabilidad del préstamo.

Los préstamos con asnef no son préstamos disponibles fácilmente para particulares, sino que se encuentran disponibles casi siempre a través de intermediarios especializados.

Refinanciar deudas sin asnef

En estos casos, es posible que podamos aptar a productos más competitivos y con menores tipos de interés, siendo más atractivos para el cliente.

Sera crucial que además no estar impagados los préstamos, se estén pagando correctamente al día y sin mora, y gozar de una situación que económicamente al menos sino desahogada, no sea arriesgada. Si estamos haciendo frente a estos préstamos por medio de liquidez conseguida mediante financiación o ahorros, la situación será complicada de conseguir.

También es importante la situación, si se sigue teniendo estabilidad económica y laboral, si existe o esta situación ha sido causada por un empeoramiento de la situación económica al haber sufrido despidos, Eres, etc.

En definitiva, podremos optar prácticamente siempre a una refinanciación de deudas si tenemos ingresos y una propiedad hipotecable con un valor significativo y en función de si estamos en asnef, la cantidad de préstamos a refinanciar, si van al día o con retrasos, mora o asnef, podremos optar a productos de banca tradicional más competitivos o a financieras especializadas en préstamos de reunificación de deudas con asnef o más complicados.