El escenario económico en el que nos encontramos no es nada optimista y bastante incierto.

Los peores escenarios hablan de una bajada del PIB mínimo del 9% y con estimaciones de poder llegar hasta un 14%, aumentando este en caso de rebrote y situándonos la OCDE  como una de las peores economías y que más sufrirá en casos de que llegue el temido rebrote.

Las estimaciones históricas indican  que por una bajada del PIB de un punto el porcentaje de morosidad sube u 0,7%, por lo que si a principio de año, la banca estaba en unos niveles de impago en torno al 3%, si las previsiones se cumplen, se podría llegar a los peores resultados bancarios de la crisis anterior, lo cual no es para nada una buena noticia para el solicitante de crédito, pues ante cualquier incertidumbre el crédito se contrae, se endurecen los criterios y es muy complicado al obtención de cualquier producto bancario, o se piden más garantías de lo que puede llegar a considerarse lógico.

Como puedo conseguir un crédito si me lo deniega mi banco

Con el aumento de la morosidad bancaria, vamos a ver que nuestros bancos habituales, donde teníamos domiciliados ingresos y recibos, que nos tenían autorizados créditos pre concedidos, descubiertos o  altos limites en las tarjetas de crédito, además de adelantos de nómina, pensiones o prestación, nos deniegan nuevos productos de financiación y se recortan las facilidades de las que gozábamos.

Ante situaciones de incremento de impagos, o expectativas de ellas, los bancos como cualquier persona toma sus precauciones ante la llegada de malas expectativas, empezaremos a ver aumento de comisiones y recorte de facilidades para clientes con peor perfil, siendo esto una invitación encubierta al cambio de banco, o al menos una acción de evitar mayores riesgos y diversificarlos.

En los peores momentos de la crisis anterior conseguir créditos y financiación era bastante difícil ante los elevados requisitos que solicitaban las entidades y el intenso filtro del cliente. En situaciones de inicios de crisis y malas expectativas económicas futuras, los bancos no harán más que restringirlo a los peores perfiles y reducir los importes a aquellos que van un poco al limita. Esto puede llevar a la imposibilidad de comprar viviendas habituales a demandantes de ella y obligarles a decantarse por el alquiler, no ofrecer créditos a viviendas señalizadas y evitar en muchos casos subrogaciones de préstamos promotores a compradores que los tendrán que buscar por otras entidades al haber sido rechazados de antemano o perderán señales y aportaciones a la promotora si no los pueden conseguir-

Que debo hacer para conseguir crédito en recesión económica

Lo primero que debemos darnos cuenta es que ya no es como hace 15 años, el número de sucursales y entidades bancarias diferentes se ha visto sensiblemente disminuida por la crisis, antes las opciones para solicitar financiaciacion eran numerosas, al contrario que ahora, en la que el número de entidades de crédito para solicitar financiación en menor.

Debemos de ser consciente que la preparación de una operación no es coger papeles y llevarlos al banco, que la documentación debe de estar bien preparada y revisada, no vale hacer unas fotos con el móvil y mandar unos pantallazos.

En estos casos, suele haber más demandantes de crédito que disponibilidad de este, y las entidades eligen y no van a ponerse en muchos casos a estar detrás de nosotros como un padre para solicitarnos repetidas veces documentación, o estar haciendo esfuerzos para ver un documentos que hemos mandado con un pantallazo de móvil.

En caso de dificultas, es estos casos se deniega y directamente se pasa a otro, en estos tiempos de contracción del crédito, existen más solicitudes que posibilidades de concesión de crédito, y tenemos que ser conscientes de que estamos compitiendo por opciones y capital limitado con más personas que lo solicitan, por lo que tenemos que vendernos bien.

En estos casos es necesario aprovechar todas nuestras opciones y ser conscientes que en muchos casos, no tenemos ni experiencia ni conocimientos para preparar correctamente la operación de cara al banco, el cliente no tiene peso de cara al banco pues sus solicitudes son mínimas a lo largo del tiempo y debemos tener en cuenta que el banco tiene intereses contrapuestos a los nuestros, es la parte contraria, cuanto más alta sea la tasa de interés, mejores beneficios tendrán ellos, cuanto más comisiones existan, mejor para ellos y peor para nosotros e intentaran solicitarnos todas las garantías que puedan , para correr ellos un menor riesgo y uno mayor los clientes.

En estos tiempos, en los que una denegación de una entidad, nos cierra las puestas de dicha entidad y engrosa nuestra credencial crediticia de forma negativa, el solicitante de crédito debe de ser consciente de su debilidad, a no ser que tenga un perfil económico optimo, por lo que es recomendable acudir a un intermediario financiero, pues varias opciones perdidas, pueden hacer que el crédito no sea posible de conceder debido a la reducción de entidades financieras y sea imposible conseguir esa hipoteca.