Porque solicitar préstamos con asnef a plazos

Cuando se incurre en impagos y  deudas impagadas, uno de los mayores problemas a la hora de intentar solucionar el problema es el poder pagar las deudas a plazos. Normalmente al incurrir en deudas tanto administrativas, como de préstamos de entidades financieras  a los que se han dejado de atender a los pagos, lo más común es la reclamación del total de la deuda más intereses y costas por la totalidad de un solo pago.

Esto lleva a una situación sin pies ni cabeza, pues si no se ha podido atender a los pagos en cuotas anteriormente, es descabellado que se podrá pagar la totalidad de la deuda de una sola vez.

Estos hechos ocurren normalmente cuando se han pasado por situaciones con dificultades económicas temporales como bajada de ingresos, perdida de trabajo o cualquier otro problema o imprevisto económico que nos lleve a dejar de atender a los pagos y entrar en retrasos y morosidad.

Una vez llegado a este problema, es muy normal que no se dejen enervar los préstamos o tarjetas de crédito por las entidades financieras y la única solución sea la refinanciación de las deudas , para poder volver a ponerse al día mediante préstamos que reunifiquen el total de los impagados

Las ventajas de los préstamos con asnef a plazos.

ventajas de prestamos con asnef a plazos

Refinanciar y eliminar deudas nos aportará una gran tranquilidad

La principal ventaja de los préstamos con asnef a largo plazo, es que se puede pagar las deudas en situación de morosidad, las cuales pueden encontrarse en standby o en el peor de los casos en situaciones de reclamaciones administrativas o judiciales. Pueden darse casos de tener embargos desde hace tiempo, cuentas bancarias bloqueadas, procedimientos judiciales de subastas, ejecuciones judiciales o con las incomodas llamadas de los departamentos de recobro que nos hacen la vida imposible en muchas ocasiones con llamadas a todas horas y todos los días.

De otra forma el pago del total de préstamos impagados o deudas tributarias sería imposible. Es bueno el pago de estas deudas cuanto antes, pues en caso de estar en ejecución judicial las costas e intereses hacen incrementar notablemente la deuda, pero no se puede pagar deudas que se solicitaron a plazos amplios y a pagar en cuotas todas de una sola vez incrementadas con sanciones e intereses de demora.

Los préstamos concedidos con morosidad en cuotas nos permitirán la reestructuración de la deuda y la puesta al día, algo a lo que la banca tradicional se resiste y no da soluciones.

Paralizar subastas judiciales

Una situación prolongada de impagos y una acumulación de deudas en situación judicial puede llevar a múltiples problemas como anotaciones preventivas de embargos, embargos o llegar a situaciones de  subastas judiciales.

La subasta judicial es la situación extrema de las ejecuciones judiciales en la cual se producirá una subasta pública de los bienes que hayan sido objeto del proceso judicial y esto llevara a la perdida de bienes.

Esto suele ser un problema bastante importante, pues hay que obtener el  montante económico para realizar el pago y poder paralizar el procedimiento y eliminar la subaste en una situación complicada, con poco tiempo y normalmente cuando estamos en esta situación, estando incluidas en listas de morosidad, lo que corta bastante a la hora de conseguir financiación.

Ante estos problemas, las únicas salidas son prestamos familiares o de conocidos o la solicitud de hipotecas con asnef en cuotas que puedan pagarse a largo plazo, con lo producimos una reestructuración de deudas de forma coherente, prolongada en el tiempo y con pagos acordes a los ingresos de los individuos y sostenibles en el tiempo

Como reunificar las deudas a largo plazo

prestamos con asnef en cuotas

Los prestamos con asnef a plazos es la única opción de financiar deudas vencidas

La única forma es la obtención de financiación para poder refinanciar las deudas generadas con anterioridad y los impagos acumulados. En multitud de ocasiones, ante la llamada y contacto a los acreedores de los deudores, no se ofrecen soluciones para aplazar el pago y no están dispuestos a ofrecer facilidades más allá de alguna quita si no se produce la totalidad de pago de una forma casi inmediata o como mucho en dos o tras aplazamientos mensuales como máximo.

Esto lleva a que la eliminación de las deudas sea prácticamente imposible, por lo que hay que buscar la solución de forma externa. La única solución si no disponemos de fondos o la posibilidad de préstamos con algún familiar o conocido o la venta de alguna propiedad o activo, es la financiación de todas estas deudas en préstamos a largo plazo que pueden llegar a ser de hasta 20 años y en plazos normalmente mensuales, que posibilitan el pago de toda la deuda, una vez reestructurada, que es la única forma de eliminarla y desaparecer de cualquier sistema de listados de morosidad

Como conseguir financiación con asnef

La financiación con asnef es al final la única solución para obtener soluciones y reestructurar las deudas impagadas, pero es algo que desgraciadamente no es posible para todo el mundo, pues tiene criterios más restrictivos que cualquier otro tipo de financiación.

La garantía personal de una persona incluida en asnef y con mora no vale nada y es inexistente. En este caso, la garantía obligatoriamente debe ser de bienes, con un valor sustancialmente mayor en cuanto al préstamo garantizado, con un mínimo del doble del importe del préstamo. Este margen de garantía mayor que en otros préstamos principalmente es para garantizar un préstamo con mayor riesgo que el resto de financiaciones.

Para poder optar a préstamos hipotecarios con asnef, debemos disponer de una garantía inmobiliaria, pagada y libre de cargar y justificar ingresos para el pago de la cuota resultante y del resto de obligaciones de préstamos en vigor pendientes, en un determinado porcentaje de endeudamiento que permitan al pago de forma desahogada.

La sola aportación de una garantía de un valor considerable no garantiza la obtención de un préstamo de forma automática, salvo en casos puntuales como el pago por la venta y en periodos cortos de tiempo. Es necesaria la justificación de ingresos suficientes para el pago de la cuota. No es nada corriente ya en estos préstamos la concesión sin la justificación de ingresos, pues el principal interés de las entidades prestamistas es la concesión y el pago del préstamo con los intereses correspondientes y no la ejecución de las garantías por muy jugosas que sean y entrar en procedimientos judiciales largos y con finales en algunos casos inciertos. Además, en muchos casos estos préstamo impagados, son vendidos a terceros que los ejecutan por su cuenta, por lo que se afirma más aun el poco interés de ejecución del préstamo de estas entidades y en adjudicarse la garantía.

Estos préstamos normalmente son intermediados por asesores hipotecarios especializados, pues no se encuentran a disposición en los bancos tradicionales, muy rígidos en su oferta y se encuentran bajo la supervisión del Banco de España, se firman ante notario y están regulados por la ley hipotecaria.